1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://musica.about.com/od/protesta/p/CanciOn-Protesta.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Canción Protesta: la música de la revolución

De

Pavel Wolberg / Getty Images

Mercedes Sosa

Pavel Wolberg / Getty Images

Desde tiempos lejanos, los movimientos reivindicativos de causas sociales han contado entre sus armas con la música. La guerra, el racismo, la desigualdad, el autoritarismo y la corrupción gubernamental son algunos de los temas que han inspirado la Canción Protesta hasta el día de hoy. Silvio Rodríguez, uno de los mayores exponentes del género, define al trovador como “un poeta con guitarra”.

Características:

Es un género de creación poética y musical que apareció conectado con los movimientos de izquierda, con claros objetivos ideológicos. Es un género que tiene como objetivo crear conciencia, especialmente en la clase media y obrera, para generar un cambio radical de las estructuras socioeconómicas. La mayoría de estas canciones han sido escritas por intelectuales y artistas de clase media, muchos de ellos universitarios. La Canción Protesta toma como base el folclor tradicional y popular de cada país y lo transforma en un medio para denunciar las injusticias sociales y el conformismo político.

Origen:

Ya en el medievo existía la figura del cantante o trovador que cantaba contra las monarquías absolutas o injusticias sociales, con letras que hablaban en el mismo lenguaje del pueblo. Sin embargo, se puede decir que la Canción Protesta, como se conoce hoy en día, nace en Estados Unidos en la década de los treinta, como eco en España durante la época de la Guerra Civil, en donde se cantaba en contra del régimen de Franco. En los años sesenta y setenta tuvo su época de máxima expresión, especialmente en Estados Unidos, Francia, España y América Latina, lugares en los que estaban sucediendo procesos sociales como la Revolución Cubana y en donde surgieron artistas que se oponían a los regímenes dictatoriales y las imposiciones del sistema en distintos países. El género se desplegó principalmente en el Cono Sur, pero ha sido cultivado en toda Suramérica y Centroamérica.

La ola ibérica:

En España, el movimiento de la Canción Protesta estuvo ligado al activismo antifranquista, a la denuncia de la situación de los grupos más desfavorecidos, a la reivindicación cultural popular y al rescate de artistas prohibidos por el régimen de Franco. Sus precursores, desde el final de los cincuenta y comienzos de los sesenta, son Chicho Sánchez Ferlosio, Paco Ibáñez, Raimon, Carlos Cano, Elisa Serna, Mikel Laboa, Imanoly Labordeta, Lluís Llach, Pi de la Serra, Paco Ibáñez, Joan Manuel Serrat, Víctor Manuel y Ana Belén. En algunos casos se reunieron en movimientos colectivos, como Els Setze Jutges en Cataluña, Ez Dok Amairu en País Vasco o el Manifiesto Canción del Sur en Andalucía. Se destacan los grupos como Juegos Reunidos, Los Sabandeños y Nuevo Mester de Juglaría.

En la década del setenta, posterior a la dictadura de Franco, aparecen también autores de canción satírica como Pi de la Serra, Javier Krahe o los grupos como Desde Santurce a Bilbao, Blues Band y La Trinca.

En los noventa, la figura del cantautor se fue haciendo más underground e independiente. Los nuevos nombres de la Canción Protesta los encontramos en Pedro Guerra, Albert Pla, Javier Álvarez, Ismael Serrano y Nacho Vegas. Comenzado el Siglo XXI, el hip-hop se muestra como la eterna protesta juvenil.

En Latinoamérica:

Los años sesenta, setenta y ochenta serían los de mayor auge de la Canción Protesta, luego conocida como Nueva Canción Latinoamericana. El género ha estado ligado a las luchas políticas y muchos de sus representantes fueron censurados en sus países por los gobiernos de turno.

Argentina tiene una presencia considerable con cantautores tan reconocidos como Horacio Guaraní, Facundo Cabral, Alberto Cortez, Nacha Guevara, León Gieco, Víctor Heredia, Manuel Monestel, Ignacio Copani y Atahualpa Yupanqui. La cantante Mercedes Sosa “la negra” se convirtió en la embajadora la Canción Protesta de este país en todo el mundo, lo que hizo del género en un fenómeno universal.

En Uruguay se destacaron artistas como Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, Anibal Sampayo, Tabare Etcheverry, Numa Moraes, Los Olimareños, Los Zucará y Pablo Estramín.

En Chile surge el movimiento de la Nueva Canción Chilena, con Víctor Jara, Violeta Parra, Isabel Parra, Ángel Parra, Inti Illimani, Quilapayún, Sol y Lluvia, entre otros; todos estos artistas contribuyeron al proceso de elección del candidato socialista Salvador Allende en 1970, así como en el desarrollo de sus programas de gobierno.

El venezolano Alí Primera es un ejemplo clásico del cantautor de protesta, miembro del Partido Comunista de su país, interesado en un programa político de izquierda, razón por la cual sus discos fueron censurados en varios países. Soledad Bravo es otra representante de la Nueva Canción venezolana que ha tenido considerable difusión internacional.

Carlos Mejía Godoy hará lo mismo con la Revolución Sandinista en Nicaragua.

En la década de los setenta, la Canción Protesta tuvo un papel muy importante en Puerto Rico, pues estuvo ligada a los grupos y partidos que favorecían la independencia de este país de los Estados Unidos. Uno de los precursores es Noel Hernández con Guerrillero Guerrillero y Cinco Hermanos Presos.

En Cuba la canción protesta se conoció como la Nueva Trova Cubana, representada por Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Carlos Puebla. A pesar de aparecer hacia el 66, se llamó Nueva Trova Cubana porque provenía de la Trova Cubana que ya era popular desde muchas décadas atrás. Temas de contenido social, contestatario o político, constituyen el mensaje principal de esta nueva manera de trovar. Otros trovadores que han alcanzado fama internacional son Sara González, Vicente Feliú y Amauri Pérez.

La evolución de la Canción Protesta:

En los años ochenta apareció en Latinoamérica la banda musical chilena Los Prisioneros, cuyas canciones se convertirían en un referente obligado de los movimientos anti-dictatoriales. A partir de los noventa bandas como Los Tres, Molotov, Manu Chao y Mano Negra se convirtieron en representantes de las nuevas generaciones, denunciando la inconformidad con el sistema y lo establecido. En la década del 2000 aparecen bandas como Calle 13, de Puerto Rico, con letras con contenido de denuncia y protesta, así como otros artistas como la espanõla Bebé, que se revelan contra el maltrato a la mujer y los estereotipos de género o en Colombia Los Aterciopelados, que le cantan al medio ambiente y aspiran a un mundo mejor.

Hoy en día la música latinoamericana sigue siendo un medio importante para ejercer el activismo social. Podemos ver como artistas de la talla de Juanes, quien además lidera la Fundación Mi Sangre, a favor de las víctimas de las minas antipersona; Shakira y su Fundación Pies Descalzos: Julieta Venegas, que fue nombrada Embajadora Cultural de Buena Voluntad; Ricky Martin y su Fundación Guerreros de Luz; Café Tacuba y su lucha por la defensa del ambiente. Artistas como Juan Luis Guerra y Rubén Blades siguen componiendo canciones con mensajes contestatarios y de denuncia social, utilizando su música para hacer llegar un mensaje al mundo.

Canciones recomendadas:
Hasta siempre
Todo cambia
La Puesta de Alcalá
La Masa
Canción con todos

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Música Latina

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.